El cobre es un metal puro con un color rojo oscuro que posee diversas propiedades las cuales le permiten ser un estupendo conductor de la electricidad.

El cobre es el elemento metálico más utilizado del mundo, ya sea a través de sus aplicaciones directas y sus aleaciones. De este modo, este metal puede contemplarse en cables, maquinaria y en multitud de productos que usamos cotidianamente.

Estas son sus aleaciones más importantes:

El bronce: es una aleación de cobre con estaño (Cu+Sn). El cobre supone un 75-80%. Actualmente el bronce se emplea en aleaciones conductoras de calor, en batería eléctricas, fabricación de llaves, etc.

Latones: aleación de cobre con zinc (Cu+Zn). El latón es más duro que el cobre, es resistente a la oxidación, a las condiciones salinas y es dúctil por lo que puede forjarse en planchas finas.

Níquel: aleación de cobre con níquel (Cu+Ni). Se emplea principalmente en intercambiadores de calor. La aleación de cobre-níquel-zinc (alpaca) tiene una buena resistencia a la corrosión y buenas cualidades mecánicas.

Aluminio: aleación de cobre con aluminio (Cu+Al). Se originan los llamados bronces de aluminio (con al menos un 10% de aluminio). Ya se fabricaba en China en el siglo II. Es muy apreciado en trabajos artísticos.

Berilio: aleación de cobre con Berilio (Cu+Be). El cobre al berilio tiene importantes propiedades mecánicas, se emplea en la fabricación de muelles de toda clase.

Cromo: aleación de cobre con cromo (Cu+Cr). Se emplea principalmente para fabricar electrodos.

Plata: aleación de cobre con plata (Cu+Ag). Tiene una alta dureza que le permite soportar temperaturas de hasta 226 ºC.

Cadmio: aleación de cobre con Cadmio (Cu+Cd). Se emplea en líneas eléctricas aéreas que soportan fuertes exigencias mecánicas, catenarias, y cables de contacto de medios de transporte de superficie.

Artículo creado con información de Elchatarrero.com.